Cada día más colombianos deciden comprar un carro usado. De hecho hace varios años movido más por un impulso emocional que por una decisión consciente, adquirí sin mayor conocimiento un carro con varios años (y problemas) encima y lo tuve conmigo por casi cinco años, tiempo durante el cual perdí mucho dinero en arreglos que finalmente, nunca se le iban a notar lo suficiente.

Adicional a ello, dada la antigüedad del vehículo no era fácil adquirirle un seguro contra todo riesgo, con las consecuencias que eso podría conllevar y el Seguro Obligatorio (SOAT) era claramente más costoso, por representar un riesgo mayor rodando por las calles.

Para que no te sucedan este tipo de situaciones, te daremos algunas ideas sobre qué es importante revisar cuando compres un carro usado, de manera que esa adquisición sea motivo de satisfacciones y alegrías, y no un motivo de problemas y gastos innecesarios de dinero.

1. Que sea un carro “comercial”
Es importante tener en cuenta la marca, referencia y modelo del vehículo pues como es bien sabido, hay carros más comerciales que otros y si se adquiere uno con poca difusión en el mercado, mala representación o deficiente servicio postventa, corres el riesgo de haberte ganado lo que llamamos un “cariño verdadero”, porque como reza aquella vieja canción, “ni se compra ni se vende”.

2. No te afanes, de las carreras no queda sino el cansancio
La idea es hacerse a un buen ejemplar y para ello, debes revisar varios carros antes de tomar una decisión final, preferiblemente durante el día y no en la oscuridad de la noche. También es preciso revisar su estado mecánico, de estructura, red eléctrica, humedad, corrosión, rayones y otros puntos importantes, por medio de un peritaje. Hay talleres especializados e incluso aseguradoras que prestan este servicio y que junto a su propia verificación, te darán una idea mucho más clara y precisa de realmente cómo está el vehículo y de cuánto tiempo podrás disfrutarlo sin necesidad de invertir en arreglos y mantenimiento.

3. Ten en consideración el kilometraje
Para que tengas una idea, lo normal es que un carro que permanece en una ciudad como Bogotá recorra una cifra cercana a los 20 mil kilómetros en un año. Si la multiplicación te muestra que el kilometraje recorrido en la vida del vehículo es mayor al promedio, piénsalo dos veces pues al tener más uso, seguramente sus piezas tendrán un desgaste mayor y tendrás que invertir más rápidamente un buen dinero en reparaciones y repuestos.

4. Cuidado con los “avivatos”
Si bien en los clasificados de periódicos e Internet suelen aparecer muy buenas opciones de compra y personas que venden carros honradamente y de buena fe, no falta el personaje inescrupuloso que está esperando la oportunidad para engañar algún incauto. Por eso, es preferible que la compra la realices en un establecimiento reconocido o en su defecto a una persona de confianza, minimizando así el riesgo de ser víctima de estafas.

5. Prueba de Manejo
No olvides solicitar al vendedor una prueba de manejo del carro “candidato”. Deja que él sea quien lo conduzca durante el tramo que consideres necesario y luego toma el volante. Durante la prueba, apagua el radio para escuchar el motor y detectar posibles ruidos extraños y analiza la suavidad de la caja de cambios, la precisión de la dirección, el estado del embrague, el humo expulsado por el exosto, posibles fugas y por supuesto, el andar del vehículo a lo largo de diversos tipos de terreno, especialmente, en ascensos y calles destapadas donde se puede evidenciar la potencia y el estado de la suspensión.

6. Documentos en regla
Es necesario que revises que la documentación del vehículo esté al día, así como los pagos referentes a impuestos y demás obligaciones contraídas según el caso. Se debe contar con la tarjeta de propiedad original, Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito SOAT y Revisión Tecnicomecánica para los carros con más de seis años de uso. No está de más solicitar al vendedor copia de los recibos de pago correspondientes a impuestos de matrícula y certificado de tradición original expedido por la oficina de Tránsito donde se encuentra registrado.

7. Los carros también tienen pasado judicial
Una parte vital del proceso es la revisión del pasado legal del carro. En la División de Automotores de la DIJIN se expide una constancia de que el carro no tiene problemas legales, es decir, que no ha sido usado en la comisión de delitos. También puedes acceder a la información que hay en el RUNT ingresando el número de la placa y del dueño para encontrar los resultados, historial, mora, infracciones y otra información de tránsito. Recuerda que para realizar trámites en el tránsito, ni el vendedor ni el comprador debe tener multas pendientes. Revisa en la página del SIMIT para que cuando vayan a hacer el traslado no tengan problemas.

8. Asegurar tu carro siempre debe ser una prioridad
En Colombia puedes adquirir seguros contra todo riesgo para vehículos que incluyen Responsabilidad Civil Extracontractual (o daños a terceros), daños totales o parciales en el vehículo, daños totales o parciales en otros vehículos o en otros tipos de bienes. Las lesiones personales o muerte de otras personas, hurto total o parcial del vehículo, también pueden estar incluidas, así como asistencia en carretera, conductor elegido, entre otras eventualidades.

Para los vehículos con más de doce años de antigüedad o catalogados como Clásicos y Antiguos, algunas aseguradoras ofrecen coberturas especiales. ComparaMejor.com te ofrece la posibilidad de cotizar el mejor seguro todo riesgo para tu vehículo, independientemente del modelo que sea y con las mejores aseguradoras del país.

Estos consejos sin duda te serán de gran utilidad y por supuesto, contando con un buen seguro vehicular contra todo riesgo y el SOAT al día, que podrás comprar también con ComparaMejor desde la comodidad de tu hogar, podrás sentir la satisfacción de haber adquirido un buen “segundazo” que te brindará tantas satisfacciones como un carro cero kilómetros.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *